miércoles, 21 de marzo de 2018

Hipatia cuento infantil

Hipatia

Había una vez, hace muchísimos años, en una ciudad remota de desierto egipcio, había una escuela, una escuela, pero no una escuela cualquiera, sino al escuela de Alejandría. Allí, no simplemente había profesores y alumnos, sino que todos tenían algo que hacer, como escribir pergaminos y guardarlos para pasar el conocimiento a otros.

En la dicha escuela, había un padre y una hija. Ellos se sentaban juntos y estudiaban matemáticas, astronomía y filosofía. Ella era muy buena en mates, ya que resolvía ecuaciones dificilísimas e, incluso, llegó a escribir sus propios libros. Pero un día, la hija, Hipatia, superó a su padre, Teón, y empezó a hacer sus propias clases en la escuela.

Todo el mundo se sentaba a su alrededor para escuchar sus interesantes clases, tanto alumnos como los profesores. Ya llevaba hasta una túnica de profesor, en vez de llevar la ropa tradicional de mujer. Cada vez se hizo más popular en su ciudad, en su país y hasta por todo el mundo. Pero a la Iglesia eso no le gustaba, no podían entender que una mujer fuera inteligente y que pudiera no creer tanto en Dios como ellos, así que decidieron hacer un plan contra ella.

Los monjes sufrieron un ataque de envidia, no podían soportar que la gente prefiriera escuchar las lecciones de Hipatia en lugar de ir a la iglesia, así que planearon acabar con ella. Su asesinato fue muy injusto y cruel.

Tras un tiempo, la escuela se incendió perdiendo todos los documentos de Hipatia, y del resto de maestros. Por suerte, sus alumnos más brillantes escribieron todo de ella, desde sus clases hasta su filosofía. Gracias a sus alumnos sabemos que es una gran persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario