jueves, 5 de octubre de 2017

El binomio fantástico



Un día cualquiera, Don Lobo estaba cazando, pero no habia tenido exito en dos semanas de intentos e intentos de cazar ciervos y conejos.
El pobre estaba con hambre. Tenia la esperánza de cazar una liebre, hasta que se cruzó con un globo rojo. Entre el color del mismo globo y la hambruna, lo confundió con un chuletón gigante volador. El globo estáva lejos del Lobo, y se dedicó a perseguirlo toda la mañana hasta reventárlo, se comió el plástico en confusión con carne y murió intoxicado pocas horas después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario